Constelaciones de verano

Las constelaciones de verano son las que se observan mejor en el cielo nocturno durante la estación veraniega, y varían según la ubicación del observador. En el hemisferio norte, este periodo va desde finales de junio hasta finales de septiembre, y en el hemisferio sur va desde finales de diciembre hasta finales de marzo.

Las constelaciones veraniegas más importantes que se pueden ver desde el hemisferio norte son el Dragón, Hércules, el Cisne y el Águila. En el cielo sur encontramos Ofiuco, el Escorpión, la Balanza, Capricornio y Sagitario. Además, las estrellas Altair del Águila, Deneb del Cisne y Vega de la Lira forman un asterismo conocido por el nombre de «Triángulo de verano».

Carta celeste de las constelaciones de verano
Carta celeste de las constelaciones de verano

Las constelaciones más importantes

Hércules es la quinta constelación más grande de la bóveda celeste, y no tiene estrellas de primera o segunda magnitud. Es fácil de identificar porque algunas de sus estrellas forman el asterismo de la «Piedra angular», con forma de trapecio. Las estrellas que dan forma a la «Piedra angular» son Pi Herculis, Eta Herculis, Zeta Herculis y Ésilon Herculis, y además representan el torso de Hércules. El resto de estrellas no forman figuras tan llamativas como esta.

En la constelación de Hércules encontramos dos objetos del catálogo de Messier: los cúmulos globulares M13 y M92. El cúmulo M13 es conocido con el nombre de cúmulo de Hércules, y es popular porque es visible a simple vista, estando entre las estrellas Eta y Zeta. Por su parte, el cúmulo M92 es más pequeño y tenue.

El Dragón se encuentra en la parte alta del hemisferio norte. Se trata de una constelación circumpolar que contiene el Polo Norte de la eclíptica. Etamin (Gamma Draconis) es la estrella más brillante del Dragón, con una magnitud aparente de 2,2. Esta gran constelación que mide más de mil grados cuadrados contiene varios objetos notables del cielo profundo, como la nebulosa Ojo de Gato (NGC 6543), la galaxia Renacuajo (UGC 10214) y la galaxia Eje (NGC 5866).

Durante la estación veraniega podemos ver el «Triángulo de verano» o «Triángulo estival», un famoso asterismo formado por tres estrellas que son las más brillantes de sus respectivas constelaciones: Altair del Águila, Deneb del Cisne y Vega de la Lira, con unas magnitudes aparentes de 0,8, 1,3 y 0, respectivamente. Este asterismo fue ideado a finales de los años 1920 por el astrónomo Oswald Thomas.

El Triángulo de verano
Representación gráfica del «Triángulo de verano», en color verde, formado por las estrellas Altair, Deneb y Vega, que definen sus tres vértices.

El Águila se puede observar durante una buena parte del periodo estival. Además, debido a que es una constelación ecuatorial, es visible desde casi cualquier parte del mundo. Su estrella más brillante es Altair, y tiene una magnitud aparente de 0,8. Altair está acompañada por las estrellas Beta Aquilae y Gamma Aquilae.

El Cisne es una de las constelaciones de verano más fáciles de reconocer. Sus estrellas más brillantes forman el asterismo conocido como la «Cruz del Norte». La estrella más brillante del Cisne es Deneb, que define la cola. Deneb es además una de las estrellas más brillantes del hemisferio norte.

El Cisne contiene varias estrellas notables. Por ejemplo, Albireo (Beta Cygni) con una magnitud de 3,1. Es un sistema binario muy popular entre los astrónomos aficionados debido al bonito contraste de sus colores. Albireo define la cabeza del Cisne y por esta razón también es conocida como «la estrella del pico».

Otra estrella interesante del Cisne es Sadr (Gamma Cygni), situada en el centro de la «Cruz del Norte» —en la zona del pecho del Cisne—, y tiene una magnitud aparente de 2,3. Esta estrella está rodeada por una nebulosa catalogada como IC 1318, que también es conocida con el nombre de «región de Sadr».

Pero el objeto más notable es Cygnus X-1, una fuente de rayos X muy intensa producida por un agujero negro. Cygnus X-1 representa el primer caso en el que se pudo probar la presencia de un agujero negro. Su descubrimiento fue en 1964 mediante un detector de rayos X instalado a bordo de un cohete.

La Lira es una constelación relativamente pequeña situada entre el Cisne, Hércules y el Dragón, y se puede reconocer fácilmente por su forma de paralelogramo. La estrella más brillante de la Lira es Vega (Alfa Lyrae), con una magnitud aparente de 0. Se trata de la quinta estrella más brillante del firmamento nocturno.

En la Lira también encontramos a la estrella Sheliak (Beta Lyrae), una binaria eclipsante con una magnitud aparente de 3,5. Se trata en realidad de un sistema estelar múltiple. La componente principal es a su vez una binaria cuyas componentes están tan cerca una de la otra que el material de una estrella fluya a la otra.

Una estrella muy llamativa de la Lira es Épsilon Lyrae, con una magnitud aparente de 5. Esta estrella es apodada con el nombre de «Doble doble», ya que consta de dos conjuntos de estrellas binarias orbitando entre sí. Con unos prismáticos se puede ver dos componentes, y con un telescopio mediano se puede ver como las dos componentes son a su vez estrellas binarias.

Los objetos más populares de la Lira son el cúmulo globular M56, la nebulosa del Anillo (M57), el trío de galaxias de fusión catalogadas con la designación NGC 6745 y el cúmulo abierto NGC 6791.

La Corona Boreal se encuentra entre Hércules y el Boyero. Se trata de una pequeña constelación con forma de herradura. Trazando una línea imaginaria desde Altair del Águila hacia el centro del «Triángulo de verano» llegamos hasta las pequeñas constelaciones de la Flecha y la Raposa. El Delfín lo encontramos fuera del «Triángulo de verano», por el lado que forman entre Altair y Deneb.

Sagitario es una de las constelaciones más prominentes del cielo austral, y se puede reconocer con facilidad porque sus estrellas más brillantes forman el asterismo de la «Tetera». Este asterismo está formado por las estrellas Delta, Épsilon, Zeta, Phi, Lambda, Gamma2, Sigma y Tau. Su estrella más brillante es Kaus Australis (Épsilon Sagittarii), con una magnitud aparente de 1,8.

El asterismo de la Tetera
Representación gráfica del asterismo de la «Tetera», en color verde, formado por varias de las estrellas de Sagitario. La Vía Láctea es el vapor.

En Sagitario hay muchos objetos de cielo profundo. Por ejemplo, la «nebulosa de la Laguna» (M8), la nebulosa Omega (M17), la nebulosa Trífida (M20), la galaxia de Barnard (NGC 6822) y la nebulosa de la Araña Roja (NGC 6537). También es destacable el cúmulo globular M22, visible con unos prismáticos.

El Escorpión es una constelación zodiacal que puede verse sobre el horizonte en dirección sur durante verano. Esta constelación también es el hogar de muchas estrellas interesantes y objetos de cielo profundo. Las estrellas Antares y Shaula son dos de las más brillantes del cielo. Antares marca el corazón del Escorpión, y Shaula es una de las estrellas que forman la cola.

En el Escorpión hay 4 objetos del catálogo Messier: los cúmulos globulares M4 y M80, y los cúmulos abiertos M6 y M7. El M6 es conocido con el nombre de Cúmulo de la mariposa, y el M7 con el nombre de Cúmulo de Ptolomeo. Otros objetos son la nebulosa de la Mariposa (NGC 6302), la nebulosa Pata de Gato (NGC 6334) y la nebulosa de la Guerra y la Paz (NGC 6357).

El Ofiuco es una constelación bastante grande que representa al mítico sanador Asclepio sosteniendo a una serpiente, que también está representada en una constelación. En el Ofiuco hay muchas estrellas de interés y muchos objetos de cielo profundo. La estrella más brillante de esta constelación es Ras Alhague, que marca la cabeza del sanador y tiene una magnitud aparente de 2,1.

En el Ofiuco encontramos la estrella de Barnard, que se encuentra a una distancia de sólo 6 años luz de nuestro sistema solar. Sin embargo, esta estrella tiene una magnitud de 9,5, con lo que no es visible a simple vista. Otro objeto muy interesante es la supernova SN 1604 (Supernova de Kepler): el remanente de la supernova que se observó en el año 1604.

Algunos de los objetos interesantes de cielo profundo que encontramos en el Ofiuco son la nebulosa de los Chorros Gemelos (Minkowski 2-9), la gran nebulosa Oscura Barnard 68 y la nebulosa del Caballo Oscuro, que incluye una nebulosa más pequeña. La constelación contiene varios cúmulos globulares catalogados por Charles Messier: M9, M10, M12, M14, M19, M62 y M107.

La Serpiente se divide en dos partes separadas por el Ofiuco: la Cabeza de la Serpiente y la Cola de la Serpiente. A pesar de que tiene un tamaño bastante grande, se trata en realidad de una constelación débil. Su estrella más brillante es Unukalhai, y tiene una magnitud aparente de 2,7.

En la Serpiente encontramos objetos como el cúmulo globular M5 y la nebulosa del Águila (M16), una de las más famosas del cielo. Esta nebulosa es conocida por la región formadora de estrellas, apodada como los «Pilares de la Creación». La Serpiente también alberga el Sexteto de Seyfert, una agrupación de seis galaxias, la nebulosa Roja Cuadrada y el Objeto de Hoag (PGC 54559), la galaxia de anillo más conocida del cielo.

Todas las constelaciones de verano

Lista de las constelaciones de verano del norte (27):

Constelación Nombre en latín Abreviatura Superficie
Hércules Hercules Her 1225,10
El Dragón Draco Dra 1083
Ofiuco Ophiuchus Oph 948,3
Sagitario Sagittarius Sgr 867,4
El Cisne Cygnus Cyg 804
El Águila Aquila Aql 652,5
La Serpiente Serpens Ser 636,9
La Balanza Libra Lib 538,1
El Escorpión Scorpius Sco 496,8
Capricornio Capricornus Cap 413,9
El Pavo Pavo Pav 377,7
El Indio Indus Ind 294
La Lira Lyra Lyr 286,5
La Raposa Vulpecula Vul 268,2
El Telescopio Telescopium Tel 251,5
El Altar Ara Ara 237,1
El Microscopio Microscopium Mic 209,5
El Ave del Paraíso Apus Aps 206,3
El Delfín Delphinus Del 188,5
La Corona Boreal Corona Borealis CrB 178,7
La Escuadra Norma Nor 165,3
La Corona Austral Corona Australis CrA 127,7
El Triángulo Austral Triangulum Australe TrA 110
El Escudo Scutum Sct 109,1
El Compás Circinus Cir 93,4
La Flecha Sagitta Sge 79,9
El Caballito Equuleus Equ 71,6

En cambio, las constelaciones de verano del sur son las mismas que las constelaciones de invierno del norte, y son las siguientes: Auriga, el Cincel, la Jirafa, el Can Mayor, el Can Menor, la Quilla, la Paloma, la Dorada, el Erídano, el Horno, Gemini, el Reloj, la Hidra Macho, la Liebre, la Mesa, el Unicornio, Orión, el Caballete del Pintor, la Popa, el Retículo, Tauro, la Vela y el Pez Volador.