Hércules

La constelación de Hércules está situada en el hemisferio norte de la esfera celeste. Fue descrita por Claudio Ptolomeo en el Almagesto (siglo II), formando parte de las 48 constelaciones antiguas. Según la mitología, Hércules se enfrentó a 12 trabajos sobrehumanos, algunos de los cuales se recuerdan con los nombres que caracterizan a otras constelaciones, como el León, el Dragón y la Hidra.

Esta constelación ocupa una superficie de 1225,10° cuadrados, en los que contiene un total de 2 objetos Messier, 226 objetos NGC y 2 objetos Caldwell. La estrella más brillante de Hércules es Kornephoros. En cuanto a su nomenclatura, su abreviatura es Her, su nombre en latín es Hercules y su genitivo es Herculis. Tiene un total de 245 estrellas (de magnitud visual < 6,5).

Carta celeste de la constelación de Hércules
Carta celeste de la constelación de Hércules

Localización

El cuerpo principal de la constelación, identificado por un trapecio de estrellas, está situado entre la estrella Arturo de la constelación del Boyero y la estrella Vega de la constelación de la Lira, uno de los vértices del Triángulo de verano. Para encontrar la constelación de Hércules también se puede aprovechar la alineación de las estrellas Delta, Épsilon y Zeta de la Osa Mayor.

Hércules tiene 9 constelaciones colindantes:

Coordenadas

La constelación de Hércules abarca una región del cielo comprendida entre 4° N y 51° N de declinación, y entre 15 horas 45 minutos y 18 horas 55 minutos de ascensión recta. Es íntegramente visible todo el año desde latitudes superiores a los 86° N y parte del año en la región comprendida entre 86° N y 39° S. Por debajo de los 39° S nunca es visible de forma completa. Desde latitudes como la de España, Hércules está cerca del cenit cuando pasar por el meridiano.

Estrellas notables

Alfa Herculis o Ras Algethi es una estrella múltiple y una estrella variable. La componente principal denominada Ras Algethi A tiene una magnitud aparente que varía entre 3,1 y 3,9 de manera irregular. Se trata de una supergigante roja con un diámetro equivalente a varios centenares de veces el del Sol.

La componente secundaria de Ras Algethi es, a su vez, una estrella binaria que se llama Ras Algethi B. Esta estrella emplea más de 3.000 años en realizar una vuelta completa alrededor de la componente principal (Ras Algethi A). Para resolver las dos componentes principales de este sistema es suficiente un pequeño telescopio.

Zeta Herculis también es una estrella binaria cuyo sistema resulta más difícil de separar: la componente principal es una estrella amarilla de magnitud 2,8, y la estrella secundaria es una enana amarilla 5,5 que tarda más de 34 años en completar una órbita alrededor de la estrella principal. Cuando las dos estrellas se encuentran a la máxima distancia, basta un telescopio de 10 cm de apertura para resolverlas, pero a la distancia mínima se necesita una apertura de unos 25 cm.

Objetos notables

La principal atracción de toda la constelación de Hércules es el cúmulo de Hércules (M13), el cúmulo globular más luminoso del hemisferio boreal; tanto que es visible a simple vista. Es uno de los pocos objetos de este tipo que son visibles sin la ayuda de instrumentos ópticos. Es fácil identificarlo a lo largo de uno de los lados del trapecio central: está entre las estrellas Eta y Zeta.

Si se observa con unos prismáticos, M13 aparece como un minúsculo copo luminoso de forma redondeada. Telescopios de aperturas cada vez mayores permiten ir resolviendo sus regiones más extensas y mejorar a la vez la visión de la condensación central. Se cree que M13 contiene varios centenares de miles de estrellas.

Un segundo cúmulo globular es M92, que tiene unas características similares a M13. Sin embargo, observado con un telescopio muestra un aspecto más compacto. Este cúmulo se encuentra a 26.000 años luz de nuestro sistema solar.

Mitología

Hércules es el héroe nacional griego; dotado de una fuerza extraordinaria, fue obligado por voluntad del rey Euristeo de Tirinto, a realizar los famosos 12 trabajos. Entre ellos, la muerte del león de Nemea.

Un día, Hércules mató a Neso, un centauro que asediaba a su mujer Deyanira. Mientras Neso todavía estaba muribundo, aconsejó a Deyanira que pusiese su camisa a Hércules para asegurarse el amor eterno de su marido. Pero la sangre del centauro con que estaba manchada la camisa actuó como veneno y produjo la muerte del héroe. Júpiter, a quien el mito considera padre del Hércules, decidió que su hijo fuese llevado al cielo junto a los otros dioses.