La Raposa

La constelación de la Raposa o la Zorra se encuentra en el hemisferio norte de la esfera celeste. Fue descrita por Johannes Hevelius en el año 1683, formando parte de las 7 constelaciones de Hevelius publicadas en 1690 en su atlas estelar Firmamentum Sobiescianum. Es una de las constelaciones menos conocidas del hemisferio boreal; está formada por estrellas poco luminosas y bastante dispersas. A pesar de ello, contiene la nebulosa planetaria M27, una de las más célebres y vistosas.

Esta constelación ocupa una superficie de 268,2° cuadrados, en los que contiene un total de 1 objeto Messier, 21 objetos NGC y 1 objeto Caldwell. La estrella más brillante de la Raposa es Anser. En cuanto a su nomenclatura, su abreviatura es Vul, su nombre en latín es Vulpecula y su genitivo es Vulpeculae. Tiene un total de 68 estrellas (de magnitud visual < 6,5).

Carta celeste de la constelación de la Raposa
Carta celeste de la constelación de la Raposa

Localización

Se puede localizar la constelación de la Raposa cerca de dos constelaciones llamativas del firmamento estival: el Cisne y el Águila. Las pálidas estrellas de la constelación que nos ocupa se encuadran en el Tríangulo de verano, inmediatamente al norte de las constelaciones de la Flecha y el Delfín.

La Raposa tiene 6 constelaciones colindantes:

Coordenadas

La constelación de la Raposa se encuentra en oposición al Sol alrededor de la segunda mitad del mes de julio, cuando muestra sus pálidas estrellas durante toda la noche; pasa por el meridiano hacia la medianoche. Abarca una región del cielo comprendida entre las 18 horas 55 minutos y las 21 horas 30 minutos de ascensión recta, y entre 19° y 29° de declinación, aproximadamente.

Estrellas notables

Ya se ha dicho que la Raposa está formada por astros poco luminosos. La estrella más brillante de la constelación es Anser o Alfa Vulpeculae, con una magnitud aparente de 4,4. Es curioso el nombre de Anser, que significa «oca» en latín.

El origen de esta denominación hay que buscarlo en el hecho de que Hevelius dio a esta constelación el nombre de «Vulpecula cum Ansere», que significa «zorra con oca». Pronto la denominación de la constelación se simplificó, pero se mantuvo el nombre de su estrella más luminosa.

Anser es una gigante roja situada a 297 años luz de nosotros. Además, Anser forma una estrella doble óptica junto con la estrella 8 Vulpeculae, con una magnitud aparente de 5,8. Las dos estrellas están separada visualmente 14 segundos de arco y se pueden resolver fácilmente con un pequeño telescopio.

La segunda estrella más brillante se llama 23 Vulpeculae, con una magnitud aparente de 4,5. Se trata de una gigante naranja situada a una distancia de 329 años luz de nuestro sistema solar. 23 Vulpeculae presenta dos compañeras con una separación visual de 0,1 y 0,3 segundos de arco.

La estrella que le sigue en magnitud es denominada como 13 Vulpeculae. Es la tercera estrella más brillante de la constelación de la Raposa, con una magnitud aparente es de 4,6. Tiene un color blanco-azulado y se encuentra a 335 años luz de nuestro sistema solar. Se trata en realidad de una estrella doble, ya que tiene una segunda componente de magnitud 7,4. Las dos componentes tienen una separación visual de 1,55 segundos de arco y un periodo orbital de 614 años.

Una estrella variable es T Vulpeculae, que en poco más de cuatro días pasa de magnitud 5,2 a magnitud 6,4 y, por tanto, para poderla observar con continuidad es necesario disponer de unos prismáticos. Es una variable de tipo cefeida que se halla a unos 1.720 años luz de nuestro sistema solar.

También U Vulpeculae es una estrella variable de tipo cefeida, aunque algo más distante, se encuentra a más de 2.080 años luz de nosotros. Su luminosidad oscila entre las magnitudes 6,7 y 7,6 en un periodo de 8 días. Ya no es visible a simple vista, con lo que se requiere de unos buenos prismáticos o un telescopio para verla.

En la Raposa encontramos la estrella binaria eclipsante Z Vulpelucae, con una magnitud conjunta de 7,3. Esta binaria está formada por dos componentes cuyas magnitudes son de 7,3 y 8,9. Se trata en realidad de una binaria cercana, es decir, que la separación entre ambas es comparable a su diámetro. Este sistema binario se encuentra a 625 años luz de nosotros.

Objetos notables

El objeto más importante de la constelación de la Raposa es M27, una nebulosa planetaria también conocida con el nombre de Dumbbell, que significa «campana sorda». Fue la primera nebulosa planetaria descubierta por Charles Messier, que la observó por primera vez en 1764 y fue introducida en su catálogo.

M27 es un objeto de magnitud 7,4 que si se observa con un telescopio de pequeño diámetro, parece una mancha vagamente rectangular, de color verdoso, de un tamaño aparente de unos 8×4 minutos de arco. Su diámetro aparente aumenta casi 1 segundo de arco cada 100 años. Se puede identificar esta nebulosa apuntado el telescopio en dirección sureste de la estrella 13 Vulpeculae.

Las fotografías de larga exposición muestran que este objeto es de forma redondeada y que tiene en el centro el remanente de la estrella que lo ha generado, actualmente una enana blanca de magnitud 13. Se encuentra a 1.250 años luz de nosotros y se estima que tiene una edad de entre 3.000 y 4.000 años.

Además de M27, la constelación de la Raposa contiene otros objetos interesantes, entre ellos el cúmulo abierto NGC 6940, con una magnitud aparente de 6,3; puede ser visto con unos prismáticos pequeños. Este cúmulo abierto está formado por un centenar de estrellas y está situado a unos 2.500 años luz de nosotros. Fue descubierto por William Herschel en 1784.

Otro objeto interesante es Collinder 399, también llamado Cúmulo de la Percha. Se trata de un asterismo compuesto por diez estrellas entre la quinta y la sexta magnitud. La magnitud aparente del conjunto es 3,6. Durante buena parte del siglo XX se pensó que se trataba de un cúmulo abierto, pero estudios recientes demuestran que es una alineación casual de estrellas.

Mitología

Aunque está en le hemisferio norte de la esfera celeste, la constelación de la Raposa nació en tiempos relativamente recientes. La introdujo Johannes Hevelius, que unió este animal a una oca, luego desaparecida. El intento de Hevelius no era otro que llenar la zona vacía que hay entre la Flecha y la imponente constelación del Cisne. Esto hace que no existan ni mitos ni leyendas sobre esta pequeña constelación.