El Escorpión

La constelación del Escorpión está situada en el hemisferio sur de la esfera celeste. Fue descrita por Claudio Ptolomeo en el Almagesto (siglo II), formando parte de las 48 constelaciones antiguas y, concretamente, de las 12 constelaciones zodiacales. El Escorpión es la constelación más bella que ofrece el cielo veraniego. El mito ligado a esta constelación remite al de Orión: fue el escorpión que mató al cazador mitológico.

Esta constelación ocupa una superficie de 496,8° cuadrados, en los que contiene un total de 4 objetos Messier, 51 objetos NGC y 3 objetos Caldwell. La estrella más brillante del Escorpión es Antares. En cuanto a su nomenclatura, su abreviatura es Sco, su nombre en latín es Scorpius y su genitivo es Scorpii. Tiene un total de 167 estrellas (de magnitud visual < 6,5).

Carta celeste de la constelación del Escorpión
Carta celeste de la constelación del Escorpión

Localización

Un procedimiento para localizar el Escorpión consiste en prolongar la cola de la Osa Mayor hacia el sur, girando ligeramente hacia el oeste, hasta encontrar dos arcos formados cada uno de ellos por tres estrellas brillantes. Uno de estos arcos está dispuesto en dirección norte-sur, mientras que el otro tiene una luminosa estrella roja en su centro.

El Escorpión tiene 7 constelaciones colindantes:

Coordenadas

La constelación del Escorpión abarca una región del cielo comprendida entre 45° S y 8° S de declinación, y entre 15 horas 45 minutos y 17 horas 55 minutos de ascensión recta. Es íntegramente visible todo el año desde latitudes al sur de 82° S y parte del año desde la zona situada entre 62° S y 45° N.

El Escorpión nunca es íntegramente visible desde latitudes superiores a los 45° N. Desde latitudes como la de España, la constelación pasa por el meridiano hacia medianoche a finales del mes de mayo, pero su presencia sobre el horizonte dura poquísimas horas.

Los límites modernos de la constelación del Escorpión son más restringidos que los de la antigüedad: mientras que en otra época el Sol recorría el Escorpión aproximadamente en un mes, actualmente la atraviesa en sólo siete días.

Estrellas notables

La estrella más brillante de esta constelación es Alfa o Antares, el rival de Marte, llamada así a causa de su color rojo, como el del planeta. Es la estrella del centro de uno de los dos arcos estelares utilizados para encontrar el Escorpión.

Antares es una estrella doble resoluble —es decir, separable— con un telescopio de 8 cm de apertura como mínimo. El contraste de color entre las dos componentes es notable: la principal es roja, mientras que la secundaria brilla con una luz azulada.

Las dos estrellas más brillantes próximas a Antares son Alniyat o Sigma Scorpii en occidente, de magnitud 2,9, y Tau Scorpii al sudeste, de magnitud 2,8. Las tres estrellas situadas al noroeste, a lo largo de la otra línea arqueada, son, de norte a sur: Graffias o Beta Scorpii de magnitud 2,6, que en realidad es un complejo sistema de estrellas, de las cuales dos son resolubles con un telescopio pequeño; Dschubba o Delta Scorpii, de magnitud 2,3; y finalmente Pi Scorpii, de magnitud 2,9.

También Jabbah o Nu Scorpii, cerca de Beta, es un sistema múltiple de gran interés: un pequeño telescopio lo resuelve en dos componentes de magnitud 4,2 y 6,3, mientras que un telescopio de 15 cm como mínimo de apertura muestra que también éstas están formadas, a su vez, por dos pares de estrellas.

Objetos notables

El Escorpión está atravesado en gran parte por la Vía Láctea y está cerca del centro galáctico, situado en la constelación vecina de Sagitario, por lo que contiene varios objetos interesantes.

Se puede empezar la observación de algunos de estos objetos partiendo de M4, un cúmulo globular cercano a Antares. Es uno de los que se encuentra más cerca de la Tierra, aunque no es uno de los más espectaculares.

M6 y M7 son dos cúmulos abiertos situados cerca de la cola venenosa del Escorpión. El cúmulo M7 es visible a simple vista, mientras que el M6 requiere el empleo de unos prismáticos. M80 es otro cúmulo globular situada entre Alniyat y Graffias.

Mitología

El Escorpión fue enviado por Diana, diosa de la caza, contra Orión, que osó declararse más hábil que ella en la actividad de la caza. Orión intentó defenderse del pequeño animal con su arco y su flecha, pero esta última rebotó contra la coraza. Así, el Escorpión le picó y lo mató.

Los dioses convirtieron a Orión y al Escorpión en constelaciones, pero colocándolas en posiciones opuestas en la bóveda celeste para que no volviesen a dañarse. Según otra leyenda fue Gea, madre de Orión y protectora de la naturaleza, quien envió al Escorpión contra el hijo cazador, con la finalidad de evitar los estragos que éste causaba a toda clase de animales.