Constelaciones zodiacales

Las constelaciones zodiacales son las que se encuentran en la zona del zodíaco de la esfera celeste. El zodíaco es una franja del firmamento con una anchura de 18° que coincide con el plano de la eclíptica. La franja zodiacal queda centrada en la eclíptica, es decir, con 9° por arriba y 9° por debajo.

La eclíptica es la línea curva que dibuja la trayectoria del «movimiento aparente» del Sol, vista desde la Tierra. Por tanto, el Sol aparenta cruzar una serie de constelaciones en el transcurso de un año. En la antigüedad, este ciclo anual del tránsito del Sol a través del cielo fue utilizado para determinar la época del año.

En la antigüedad, la zona zodiacal fue dividida en doce partes iguales, es decir, con una longitud de 30° cada una. Por tanto, todas ellas sumaban 360°. Hicieron doce partes porque asociaron una por cada mes del año. De este modo, dieron el nombre de la constelación más próxima a cada una de estas doce zonas.

Las constelaciones zodiacales representadas en Stellarium
Las constelaciones zodiacales representadas en Stellarium. El trazado de la eclíptica del «movimiento aparente» del Sol se destaca con color amarillo cruzando cada una de las constelaciones. Casi no se aprecia su breve paso por la Ballena, detrás de los Peces.

¿Cuáles son las constelaciones zodiacales?

Estas son las doce constelaciones de la familia zodiacal: el Carnero, Tauro, Gemini, el Cangrejo, el León, Virgo, la Balanza, el Escorpión, Sagitario, Capricornio, Acuario y los Peces. Evidentemente, la superficie que ocupa cada constelación no coincide con los 30°; por ejemplo, mientras que Aries cabe en media región, la constelación de los Peces ocupa una región y media.

Además, tras el establecimiento oficial de los límites de las constelaciones que se produjo en el año 1930 por parte de la Unión Astronómica Internacional (UAI), el Sol también transita dentro de los límites de otras dos constelaciones: Ofiuco y la Ballena. Estas dos constelaciones no son parte de la tradicional familia zodiacal, sino que pertenecen a las familias de Hércules y Perseo, respectivamente. Pero también es cierto que el trazado de la eclíptica pasa por ellas y, por tanto, podemos hablar de forma estricta de 14 constelaciones zodiacales en vez de 12.

Las constelaciones representadas con los signos zodiacales (Atlas Coelestis, 1660)
Las constelaciones representadas con los signos zodiacales (Atlas Coelestis, 1660).

En la antigüedad, los límites de las constelaciones se fijaron de una forma mucho más aproximada. En la actualidad, la UAI estableció los límites con mucho rigor propiciado por la necesidad de ubicar con mayor precisión todos los objetos de la bóveda celeste. La falta de rigor del pasado es seguramente el motivo por el que Ofiuco y la Ballena no se incluyeron entre las constelaciones zodiacales. Seguramente también influyó el interés de mantener el número 12 porque un año tiene 12 lunas llenas.

Origen del término

El término zodiaco proviene del griego y significa «rueda o círculo de animales». Siete de las constelaciones que se encuentran en la zona zodiacal representan animales. Son las siguientes: el Carnero, Tauro, el Cangrejo, el León, el Escorpión, Capricornio y los Peces. También incluiríamos la ballena, si tenemos en cuenta que el Sol transita dentro de sus límites durante un día.

En la actualidad, el término zodiaco se asocia más con la astrología, y los 12 signos del zodiaco se corresponden con las 12 constelaciones zodiacales. Los puntos cardinales (el Carnero, el Cangrejo, la Balanza y Capricornio) marcan el inicio de las cuatro estaciones. Esto es: el «movimiento aparente» del Sol entra en estas constelaciones los primeros días de primavera, verano, otoño e invierno.

Fechas

En la siguiente tabla se detallan los días de entrada del Sol en cada una de las constelaciones. Se puede notar que el Sol está más tiempo en la constelación de Ofiuco (18 días) que en la del Escorpión (7 días). Este hecho indica que Ofiuco debe ser considerada como una constelación zodiacal, astronómicamente hablando.

Constelación Día de entrada del Sol
Capricornio 20 de enero
Acuario 16 de febrero
Los Peces 12 de marzo
La Ballena 27 de marzo
Los Peces 28 de marzo
El Carnero 19 de abril
Tauro 14 de mayo
Gemini 22 de junio
El Cangrejo 20 de julio
El León 11 de agosto
Virgo 17 de septiembre
La Balanza 31 de octubre
El Escorpión 23 de noviembre
Ofiuco 30 de noviembre
Sagitario 18 de diciembre

Acerca del caso de la Ballena, el Sol transita un día dentro de sus límites. La entrada del Sol se produce el día 27 de marzo y termina el 28 de marzo, momento en el que regresa dentro de los límites de la constelación de los Peces. Debido a esta brevedad, nunca en el pasado se consideró la Ballena como una constelación zodiacal.

La cuestión de Ofiuco y la Ballena, decimotercera y decimocuarta constelaciones del zodiaco respectivamente, nos recuerda la diferencia entre la astronomía y la astrología, dos disciplinas antaño casi confundidas y hoy claramente diferenciadas. Mientras que la astrología se refiere a intervalos ideales de tiempo, la astronomía considera fenómenos observables en el cielo teniendo en cuenta la realidad.

Descripción

La constelación zodiacal que cubre más superficie del cielo es Virgo (la Virgen), con una superficie de 1294,4 grados cuadrados, y representa a Ceres, diosa romana de las cosechas. De hecho, es la segunda constelación más grande del firmamento, sólo superada por la Hidra, situada en el hemisferio sur.

Le sigue la Ballena muy de cerca, con una superficie de 1231,4 grados cuadrados, y representa el animal al que debía sacrificarse Andrómeda, hija de Casiopea. La tercera es Acuario, con una superficie de 979,9 grados cuadrados, y representa a Ganímedes, el portador de la copa en el Olimpo.

La cuarta constelación más grande es Ofiuco, que ocupa una superficie de 948,3 grados cuadrados en la bóveda celeste. Ofiuco representa el hombre que aguanta una serpiente entre sus manos. Acto seguido encontramos el León, con una superficie de 947 grados cuadrados, y representa el mítico León de Nemea.

Los Peces ocupa el sexto lugar con 889,4 grados cuadrados, seguido de Sagitario (867,4 grados cuadrados) y Tauro (797,2 grados cuadrados). La Balanza o Libra (538,1 grados cuadrados), Gemini o los Gemelos (513,8 grados cuadrados), el Cangrejo o Cancer (505,9 grados cuadrados) y el Escorpión (496,8 grados cuadrados) cubren áreas similares en tamaño. Finalmente encontramos el Carnero (441,4 grados cuadrados) y Capricornio (413,9 grados cuadrados), la más pequeña de las constelaciones del zodiaco del cielo sur.