La Escuadra

La constelación de la Escuadra o Norma está situada en el hemisferio sur de la esfera celeste. Fue introducida por Nicolas-Louis de Lacaille en el siglo XVIII, formando parte de las 41 constelaciones modernas. Representa un instrumento científico para recordar las obras del ingenio humano. Cuatro estrellas de esta constelación forman un cuadro en el cielo. Al igual que el Lobo, la Escuadra también se encuentra entre las constelaciones del Escorpión y el Centauro.

Esta constelación ocupa una superficie de 165,3° cuadrados, en los que contiene un total de 14 objetos NGC, 1 objeto Caldwell y ningún objeto Messier. La estrella más brillante de la Escuadra es Gamma2 Normae. En cuanto a su nomenclatura, su abreviatura es Nor, su nombre en latín es Norma y su genitivo es Normae. Tiene un total de 44 estrellas (de magnitud visual < 6,5).

Carta celeste de la constelación de la Escuadra
Carta celeste de la constelación de la Escuadra

Localización

Se puede localizar la constelación de la Escuadra al sur del Escorpión y al norte del Triángulo Austral. Se encuentra a unos 20 grados al este de la constelación del Lobo, mientras que en el lado opuesto limita con la constelación del Compás.

La Escuadra tiene 5 constelaciones colindantes:

Coordenadas

La Escuadra es una de las constelaciones de finales de primavera o de verano, y el mejor mes para observarla es julio. Esta constelación abarca una región comprendida entre las 15 horas 10 minutos y las 16 horas 30 minutos de ascensión recta, y entre -42° y -60° de declinación, aproximadamente.

Estrellas notables

La estrella más brillante de la Escuadra es Gamma2 Normae, con una magnitud aparente de 4. El hecho de que la estrella más brillante sea de cuarta magnitud ya indica la poca luminosidad de esta constelación. Además, carece de Alfa y Beta porque en una revisión de los límites fueron a parar a constelaciones próximas.

No lejos de Gamma2 Normae está Gamma1 Normae, con una magnitud de 5. Pero la proximidad sólo es aparente, ya que se encuentra a 5.900 años luz de nosotros, mientras que Gamma2 Normae está sólo a 74 años luz. Por tanto, las dos estrellas están demasiado lejos la una de la otra como para tener influencia gravitacional.

Una estrella interesante es Épsilon Normae, con una magnitud aparente de 4,5. Se trata de un sistema estelar triple situado a unos 530 años luz de nuestro sistema solar. Las dos componentes principales son una binaria espectroscópica, es decir, que no puede ser resulta ni con la ayuda de grandes telescopios. La tercera componente está separada 22,8 segundos de arco y orbita las otras dos cada 100.000 años.

Objetos notables

En la constelación de la Escuadra encontramos el cúmulo abierto NGC 6087, con una magnitud aparente de 5,4. Está situado a unos 3.500 años luz de nuestro sistema solar y está formado por unas 40 estrellas de magnitud entre 7 y 11. Se encuentra entre Alfa Centauri y Zeta Arae, y puede ser observado a simple vista.

Otro cúmulo abierto interesante es NGC 6067, situado al norte de la estrella Kappa Normae. Este cúmulo tiene una magnitud aparente de 5,6 y también puede ser visto a simple vista en una noche nítida, aunque se observa mejor con unos prismáticos o un pequeño telescopio. Es un cúmulo formado por unas 250 estrellas que se encuentra a unos 4.600 años luz de nosotros.

Uno de los objetos más populares de esta constelación es la nebulosa de la Hormiga o Menzel 3, con una magnitud aparente de 13,8. Es una nebulosa planetaria bipolar que se encuentra a 3.000 años luz de nosotros, y recibe este nombre por su gran parecido con una hormiga. Fue descubierta por Donald Menzel en 1922.

La nebulosa planetaria Shapley 1 también llama la atención por su forma casi perfectamente circular. Se formó como consecuencia de la expulsión de los gases más externos por parte de la pequeña estrella que hoy se encuentra en el centro de ella. Tiene una magnitud aparente de 12,6 y se encuentra a unos 4.900 años luz de nuestro sistema solar. Fue descubierta por Harlow Shapley en el año 1936.

Mitología

La Escuadra es una constelación reciente que no tiene una mitología relacionada. El abad Lacaille quiso llenar las zonas vacías del cielo con objetos científicos con la intención de recordar las obras del ingenio humano.