El Escudo

La constelación del Escudo se encuentra en el hemisferio sur de la esfera celeste. Fue descrita por Johannes Hevelius en el año 1683, formando parte de las 7 constelaciones de Hevelius publicadas en 1690 en su atlas estelar Firmamentum Sobiescianum. El Escudo está formado por unas pocas estrellas escasamente luminosas, entre las constelaciones del Águila, Sagitario y la Cola de la Serpiente.

Esta constelación ocupa una superficie de 109,1° cuadrados, en los que contiene un total de 2 objetos Messier, 12 objetos NGC y ningún objeto Caldwell. La estrella más brillante del Escudo es Alfa Scuti. En cuanto a su nomenclatura, su abreviatura es Sct, su nombre en latín es Scutum y su genitivo es Scuti. Tiene un total de 29 estrellas (de magnitud visual < 6,5).

Carta celeste de la constelación del Escudo
Carta celeste de la constelación del Escudo

Localización

El modo tal vez más cómodo para identificar la constelación del Escudo consiste en recorrer la Vía Láctea hacia el sur tomando como referencia la constelación del Cisne: la dirección determinada por las estrellas Alfa y Beta del Cisne, también llamadas Deneb y Albireo, apunta hacia el débil asterismo próximo a Sagitario.

El Escudo tiene 3 constelaciones colindantes:

Coordenadas

La constelación del Escudo abarca una región del cielo comprendida entre 4° S y 16° S de declinación, y entre 18 horas 20 minutos y 18 horas 55 minutos de ascensión recta. El Escudo es íntegramente visible durante todo el año desde latitudes más al sur que 86° S, y parte del año desde las regiones comprendidas entre 86° S y 74° N. Por encima de 74° N nunca es visible de forma completa.

Dado que la constelación está próxima al ecuador, si se observa desde latitudes como la de España será visible a unos 40° sobre el horizonte cuando se encuentra en dirección sur. El paso por el meridiano a media noche, y por lo tanto la oposición al Sol, se produce a comienzos de julio.

Estrellas notables

Hay muy poco que decir acerca de las escasas estrellas del Escudo, todas de magnitud aproximada a cuatro o superior. La más brillante de la constelación es Alfa Scuti, de magnitud 3,9. Se trata de una estrella amarillo-anaranjada que dista de nosotros unos 200 años luz.

Delta Scuti es una estrella poco aparente si se observa a simple vista, aunque es importante porque representa el prototipo de una clase particular de estrella variable. Este tipo de astros son variables rápidas que muestran pequeñas oscilaciones de luminosidad con períodos inferiores al día. Delta Scuti pasa de una magnitud 4,6 a una magnitud 4,8 en unas cuatro horas.

R Scuti también es una estrella con una luminosidad variable, aunque a diferencia de Delta Scuti, sus oscilaciones de magnitud son menos reculares, pese a presentar una periodicidad de unos 150 días. En este lapso de tiempo pasa de la magnitud 4,2 a la 8,6 y parece desaparecer. Cuando su luminosidad es máxima es perceptible a simple vista mientras que cuando es mínima requiere la ayuda de unos prismáticos.

Objetos notables

Dada su posición en el interior de la Vía Láctea, la constelación del Escudo es rica en objetos observables con un telescopio, a pesar de ser una de las constelaciones más pequeñas de la bóveda celeste.

Entre los objetos presentes en esta constelación hay que mencionar dos objetos del catálogo de Messier: M11 y M26. Ambos son cúmulos abiertos al alcance de unos prismáticos corrientes.

M11 se puede reconocer por su forma característica porque la disposición de las estrellas que lo forman recuerda una bandada de patos en vuelo, razón por la cual también es conocido con el nombre de Cúmulo del Pato Salvaje. Este cúmulo abierto está formado por un centenar de estrellas y tiene una magnitud de 6,3.

M26 está situado cerca de Delta Scuti, y es un poco más pequeño y menos luminoso que M11, pues tiene una magnitud aparente de 8. Este cúmulo está formado por una veintena de estrellas y se encuentra a una distancia de 5.000 años luz de nosotros.

Mitología

El Escudo es una constelación que ya había sido observada en la antigüedad, pero no fue introducida hasta tiempos más recientes. Johannes Hevelius le dio nombre en el año 1683 para recordar al rey polaco Juan Sobieski III, el cual, después del incendio que destruyó el observatorio del gran astrónomo, le ayudó en la reconstrucción.

Anteriormente, las estrellas de esta constelación formaban parte del Águila, pero Hevelius quiso expresar su gratitud a su benefactor, definiendo un nuevo reagrupamiento. La referencia al escudo del soberano deriva de que éste fue uno de los que más combatió para contrarrestar el avance de los sarracenos en Europa.