Aries

La constelación de Aries o el Carnero está situada en el hemisferio norte de la esfera celeste. Fue descrita por Claudio Ptolomeo en el Almagesto (siglo II), formando parte de las 48 constelaciones antiguas y, concretamente, de las 12 constelaciones zodiacales. Se considera que es la primera constelación del zodíaco porque antiguamente contenía el punto equinoccial, todavía denominado punto Aries. Representa el animal de los cuernos en espiral.

Esta constelación ocupa una superficie de 441,4° cuadrados, en los que contiene un total de 81 objetos NGC, ningún objeto Messier y ningún objeto Caldwell. La estrella más brillante de Aries es Hamal. En cuanto a su nomenclatura, su abreviatura es Ari, su nombre en latín es Aries y su genitivo es Arietis. Tiene un total de 86 estrellas (de magnitud visual < 6,5).

Carta celeste de la constelación de Aries
Carta celeste de la constelación de Aries

Localización

Aries se encuentra al sur del Triángulo. Su estrella más luminosa, Hamal o Alfa Arietis, está a unos 20° al sur de Gamma Andromedae. Para dar una idea de cuál es la distancia, nos bastará extender ante nosotros el brazo rígidamente: 20° corresponden aproximadamente a la distancia que media entre las puntas del pulgar y el meñique, manteniendo la mano abierta al máximo. Por lo tanto, se puede decir que Hamal está un palmo al sur de Gamma Andromedae.

Aries tiene 5 constelaciones colindantes:

Coordenadas

La constelación de Aries abarca una región del cielo comprendida entre 10° N y 30° N de declinación, y entre 1 hora 40 minutos y 3 horas 20 minutos de ascensión recta. Es visible desde las latitudes correspondientes a todo el hemisferio septentrional y desde latitudes correspondientes al hemisferio meridional hasta 60° S. Desde latitudes más al sur que 60° S nunca es visible de forma completa. Aries se encuentra en oposición al Sol entre fines de octubre y comienzos de noviembre.

Estrellas notables

La estrella más brillante es Hamal, también llamada Alfa Arietis, y tiene una magnitud de 2. Esta estrella no tiene atractivos particulares excepto lo que ya se ha mencionado. Es una estrella amarilla que se encuentra a 85 años luz de la Tierra.

La estrella Mesarthim o Gamma Arietis es una estrella binaria descubierta por Robert Hooke en el siglo XVII. Está formada por dos astros de igual magnitud (4,8) y se halla a 204 años luz de nosotros. Las dos estrellas que la componen pueden ser resueltas fácilmente al estar separadas 8 segundos de arco.

Lambda Arietis también es una estrella binaria, separable incluso con pequeños instrumentos en dos estrellas blancas de magnitud 4,9 y 7,7. Se encuentra a 129 años luz de la Tierra. Otros dos pares de estrellas son Épsilon Arietis y Pi Arietis, aunque para resolverlas se necesitan instrumentos de apertura superior a 10 cm.

53 Arietis es una estrella con una magnitud de 6,1, por lo que está por debajo del umbral de percepción a simple vista. Se trata de una estrella que va alejándose rápidamente de la zona de origen: se formó en las cercanías de la nebulosa de Orión (M42). No se conocen exactamente las causas que han llevado esta estrella hasta tan lejos del lugar donde nació, pero sabemos que existen otras dos estrellas como ésta que son originarias de la misma región y que actualmente están muy lejos del lugar donde se formaron: Mu Columbae y AE Aurigae.

Objetos notables

Los objetos que se encuentran en la constelación de Aries son de difícil observación. En su interior, las galaxias más luminosas son de al menos magnitud 11, y se necesita un telescopio con una apertura superior a 25 cm para poderlas observar con facilidad. Entre ellas, NGC 772 es la más luminosa. Se trata de una galaxia en forma de espiral situada en las proximidades de Gamma Arietis.

Mitología

Aries es el animal alado del Vellocino de Oro que Néfele, la reina de Beocia, abandonada por su marido Atamante, mandó a la Tierra para salvar a sus hijos, Frixo y Hele, que iban a ser sacrificados por su padre. Éste había sido engañado por Ino, su nueva compañera, que no quería a los hijos de la anterior mujer de Atamante y había urdido una trama para eliminarlos. La intervención de Néfele les salvó la vida: apenas vieron al carnero, le saltaron encima y volaron hacia la Cólquida. Pero durante el viaje, Hele cayó en el brazo de mar que separa Asia Menor de Europa y se ahogó.

En su honor, los griegos bautizaron aquel estrecho con el nombre de Helesponto. Llegado a Cólquida, Frixo sacrificó al carnero y ofreció el Vellocino de Oro al rey local, Eetes, cuya hija, Calcíope, desposó. Una vez muerto, Frixo volvió a su patria en forma de espectro para atormentar a su primo Pelias que había destronado al rey de Tesalia. En realidad, el reino esperaba a Jasón, y Pelias prometió restituirlo si conseguía llevarle el Vellocino de Oro.

Jasón, entonces, emprendió la expedición con los Argonautas y llegó a la Cólquida. Como el rey Eetes se opuso a la devolución del Vellocino de Oro, decidió robarlo furtivamente, pero el precioso manto estaba custodiado por una serpiente que nunca dormía. Jasón contó con la ayuda de la hija de Eetes, Medea, con la cual se casó. Gracias a ella, Jasón consiguió culminar su empresa.