La Mesa

La constelación de la Mesa está situada en el hemisferio sur de la esfera celeste. Fue introducida por Nicolas-Louis de Lacaille en el siglo XVIII, formando parte de las 41 constelaciones modernas. Representa la montaña de la Mesa, ubicada en Sudáfrica y considerada una de las siete maravillas del mundo. En la Mesa se encuentra una parte de la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite de la Vía Láctea; el resto queda en la constelación de la Dorada. Es una constelación muy tenue y difícil de observar, pues todas sus estrellas tienen una magnitud superior a 5.

Esta constelación ocupa una superficie de 153,5° cuadrados, en los que contiene un total de 74 objetos NGC, ningún objeto Messier y ningún objeto Caldwell. La estrella más brillante de la Mesa es Alfa Mensae. En cuanto a su nomenclatura, su abreviatura es Men, su nombre en latín es Mensa y su genitivo es Mensae. Tiene un total de 22 estrellas (de magnitud visual < 6,5).

Carta celeste de la constelación de la Mesa
Carta celeste de la constelación de la Mesa

Localización

Localizar la constelación de la Mesa puede resultar difícil dada la poca luminosidad de las estrellas que la componen. Puede partirse de la estrella Aldebarán, el luminoso ojo de Tauro, y avanzar 70° hacia el sur, lo que corresponde más o menos a tres palmos y medio teniendo el observador el brazo tendido ante sí.

La Mesa tiene 5 constelaciones colindantes:

Coordenadas

La constelación de la Mesa es visible a medianoche en dirección sur, pero no desde latitudes medias septentrionales. El mejor mes para observarla es enero. Abarca una región comprendida entre las 3 horas 35 minutos y las 7 horas 40 minutos de ascensión recta, y entre -70° y -85° de declinación.

Estrellas notables

La estrella más brillante de la constelación de la Mesa es Alfa Mensae, con una magnitud aparente de 5,08, casi al límite de la detección a simple vista. Este dato ya indica la baja luminosidad de toda la constelación. Se trata de una enana amarilla que se encuentra a unos 33 años luz de nosotros.

Beta Mensae es la tercera estrella más brillante de la Mesa, a pesar de que debería ser la segunda si se aplicaran el criterio de la denominación de Bayer. Tiene una magnitud aparente de 5,31 y se encuentra a 660 millones de años luz del Sol.

Gamma Mensae es la segunda estrella más brillante, con una magnitud aparente de 5,2, con lo que parece que se hayan cambiado los papeles con Beta Mensae. Se trata de una estrella naranja que se encuentra a unos 105 años luz de nuestro sistema solar.

Una estrella interesante de la Mesa es Pi Mensae, con una magnitud aparente de 5,65. A su alrededor orbita un objeto cuya masa es de unas 10,35 veces la masa del planeta Júpiter. Esto indica que podría tratarse de un planeta masivo de una estrella enana marrón. El objeto que la orbita es llamado Pi Mensae b.

Objetos notables

En la constelación de la Mesa se encuentra una parte de la Gran Nube de Magallanes, cuyo resto del cuerpo queda distribuido en la constelación de la Dorada. Se trata de una galaxia satélite de la Vía Láctea, de modo que también forma parte del Grupo Local, y se halla a una distancia de 163.000 años luz de nuestro sistema solar.

La magnitud aparente de esta galaxia es de 0,9, y es perfectamente visible a simple vista. Observándola con instrumentos ópticos de diámetro cada vez mayor se puede ver una gran cantidad de estrellas, cúmulos y nebulosas.

La Gran Nube de Magallanes contiene muchas variables de tipo cefeida. Gracias a los estudios efectuados con variables presentes en esta galaxia cercana, la astrónoma estadounidense Henrietta Swan Leavitt consiguió descubrir la existencia de las cefeidas, medir sus periodos de pulsación y utilizarlas como «candelas estándar» para el cálculo de las distancias extragaláctias.

Mitología

La constelación de la Mesa no tiene asociada ninguna historia mitológica debido a que su introducción es relativamente reciente. El origen de esta constelación se debe a Lacaille, que quiso recordar la montaña de la Mesa que hay junto a la Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, desde donde observó los cielos australes.