Componentes del sistema solar

El sistema solar es un sistema planetario formado por un conjunto de planetas, asteroides y cometas que giran alrededor del Sol, que es la estrella central. Todos estos objetos se mantienen en sus órbitas por la fuerza gravitatoria que el Sol ejerce sobre ellos, puesto que la masa del Sol es mayor que la de cualquier planeta.

El Sistema solar
Esquema de los principales componentes que forman el Sistema solar

Nuestro sistema solar se formó por la materia residual que quedó al formarse el Sol. Las estrellas se originan en el colapso gravitacional de una nube gaseosa, y a su alrededor se condensan cuerpos más pequeños, como los planetas, a partir de los restos de la nube.

El centro del sistema solar

El Sol es la estrella protagonista del sistema solar. Tanto la Tierra como los otros cuerpos celestes que componen este sistema planetario (planetas, planetas enanos, asteroides y cometas) orbitan alrededor del Sol, atraídos por su gran fuerza de gravedad.

El Sol es una estrella enana de tipo espectral G2V que se formó hace aproximadamente 4.650 millones de años. Se cree que en el final de su vida, el Sol se expandirá hasta convertirse en una gigante roja. Pero para entonces todavía faltan unos 5.500 millones de años. El Sol es la única estrella cuya forma podemos observar a simple vista gracias a su proximidad.

Los ocho planetas del sistema solar

Los ocho planetas que forman nuestro sistema solar son diferentes en cuanto a dimensiones y se pueden dividir en dos grandes grupos: los planetas terrestres o telúricos, también conocidos como planetas interiores, y los planetas gigantes gaseosos, conocidos como planetas exteriores.

En el grupo de los planetas terrestres pertenecen Mercurio, Venus, la Tierra y Marte, en orden de proximidad al Sol. En el grupo de los planetas gigantes gaseosos pertenecen Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Los cuatro planetas terrestres son pequeños y rocosos. Además, son planetas parecidos a la Tierra y tienen atmósfera, excepto Mercurio, pues su gravedad es demasiado débil para retener gases.

Los cuatro planetas gigantes gaseosos, en cambio, están compuestos de gases. Sus atmósferas están compuestas principalmente por helio, hidrógeno y metano, y no se conoce a ciencia cierta la estructura de su superficie.

Plutón quedó apartado de la clasificación de planeta por la Unión Astronómica Internacional (UAI) el 24 de agosto de 2006, pasando a formar parte del nuevo grupo de los planetas enanos.

Planeta Diámetro ecuatorial* Masa* Radio orbital (UA) Periodo orbital (años) Periodo de rotación (días) Satélites naturales
Mercurio 0,3854587 0,06 0,38 0,241 58,6 0
Venus 0,949 0,82 0,72 0,615 243 0
Tierra 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 1
Marte 0,53 0,11 1,52 1,88 1,03 2
Júpiter 11,2 318 5,20 11,86 0,414 79
Saturno 9,41 95 9,55 29,46 0,426 82
Urano 3,98 14,6 19,22 84,01 0,718 27
Neptuno 3,81 17,2 30,06 164,79 0,6745 14

* El diámetro y la masa son expresados respecto a la Tierra.

Los cinco planetas enanos

Los cinco planetas enanos son aquellos que, a diferencia de los planetas, no han limpiado la vecindad de su órbita, pero tienen la masa suficiente para que su gravedad haya superado la fuerza de un cuerpo rígido.

Actualmente se conocen cinco planetas enanos. Ceres se encuentra en el cinturón de asteroides, entre Marte y Júpiter. Los otros cuatro (Plutón, Haumea, Makemake y Eris) son objetos transneptunianos, es decir, que su órbita se encuentra más allá de la de Neptuno, y también se les conoce como plutoides. Pero hay muchos posibles candidatos a «planeta enano», como Caronte, Sedna, Orcus y Quaoar.

Planeta enano Diámetro medio (km) Masa (kg) Radio orbital (UA) Periodo orbital (años) Periodo de rotación Satélites naturales
Ceres 939,4 9,38×1020 2,769 4,61 9 h, 4 m 0
Plutón 2.376,6 1,30×1022 39,382 247,94 6 d, 9 h, 17 m 5
Haumea 1.920×1.540×990 4,00×1021 43,287 284,80 3 h, 54 m 2
Makemake 1.502×1.430 3,10×1021 45,561 307,53 22 h, 50 m 1
Eris 2.326 1,66×1022 67,740 557,55 25 h, 54 m 1

Las órbitas de los planetas

Todos los planetas del sistema solar se mueven alrededor del Sol formando órbitas de forma elíptica, similares a circunferencias pero ligeramente más excéntricas. Es por este motivo que el Sol no está exactamente en el centro de las órbitas. Los planetas pueden encontrarse más cerca o más lejos del Sol, dependiendo de sus respectivas órbitas y del paso en el que se encuentran.

La mayoría de las órbitas giran en sentido antihorario si se observan tomando como referencia el Polo Norte del Sol, pero hay excepciones. Las órbitas de siete de los ocho planetas se encuentran prácticamente en el mismo plano. La excepción es Mercurio, pues su órbita está inclinada 7° respecto a la de la Tierra.

El tiempo que tarda un planeta en recorrer su órbita alrededor del Sol es inferior cuando el planeta es más cercano al Sol y es superior cuando el planeta está más lejos. Por ejemplo Mercurio, que es el planeta más cercano al Sol, tarda sólo 88 días en recorrer su órbita, mientras que Neptuno, el planeta más lejano, tarda cerca de 164 años terrestres.

Los satélites naturales

Los satélites naturales son aquellos cuerpos celestes que orbitan alrededor de un planeta, siendo la Luna el más conocido, que es el satélite de nuestro planeta. Algunos planetas enanos también tienen satélites naturales, como es el caso de Plutón y Haumea.

Un satélite natural es más pequeño que el planeta al que orbita. Algunos planetas también tienen anillos orbitando a su alrededor, compuestos por una gran cantidad de fragmentos más pequeños, siendo los más vistosos los anillos de Saturno.

El cinturón de asteroides

Entre las órbitas de Marte y Júpiter se encuentra el cinturón de asteroides. Es una región que contiene muchos objetos de formas irregulares conocidos como asteroides o planetas menores. Ceres es el objeto más masivo y es el único planeta enano que se encuentra en esta región.

Este cinturón se generó en la nebulosa protosolar junto con el resto del sistema solar, y se piensa que buena parte de los objetos que lo forman datan de los primeros tiempos de nuestro sistema planetario.

Nube de Oort

En los límites del sistema solar, casi a un año luz del Sol, se encuentra la Nube de Oort: una nube esférica de cometas y asteroides. Nunca ha sido observada directamente, pero muchos astrónomos creen que es la fuente de todos los cometas.

Esta nube presenta dos regiones diferenciadas: la nube de Oort exterior y la nube de Oort interior, también llamada “nube de Hills”. La primera tiene una forma esférica y la segunda tiene forma de disco.

La formación del sistema solar

La formación del sistema solar tiene varias hipótesis. Hace unos 4.600 millones de años se formó una estructura en forma de disco a base de una nube de gas y polvo. Esta nube se colapsó debido a su masa formando un disco en rotación.

Algunos cúmulos de materia empezaron a aglomerarse formando los planetas debido a una gran cantidad enorme de calor que liberó el Sol. En un principio se formaron cuatro grandes masas que dieron origen a los cuatro gigantes gaseosos. Los planetas terrestres se formaron más cerca del Sol, y los residuos que quedaron del sistema solar primitivo son asteroides y cometas.