El Sol (características)

El Sol es una estrella que se encuentra en el centro del sistema solar. Los planetas, los cometas, los asteroides y otros cuerpos del sistema solar orbitan a su alrededor, atraídos por su fuerza de gravedad. El Sol es la estrella más cercana a la Tierra y por lo tanto es también el objeto más brillante de nuestro firmamento.

La distancia que hay entre el Sol y la Tierra es de 150 millones de kilómetros, por lo que la luz tarda 8 minutos en recorrer esta distancia. El resto de las estrellas están mucho más lejos. Por ejemplo, Próxima Centauri es una enana roja que está a unos 4,22 años luz de distancia, en la constelación del Centauro.

Puesta de Sol
Foto de una puesta de Sol tomada el 29 de julio de 2009 en el Pirineo catalán.
Crédito de imagen: Astrosigma.com.

Cuando el Sol se encuentra en el mismo hemisferio visible que un observador se produce el día, y cuando se encuentra en el hemisferio opuesto, quedando escondido por el horizonte, se produce la noche. La energía que emana del Sol es aprovechada por los seres fotosintéticos, que constituyen la base de la cadena alimentaria. Por lo tanto, el Sol es la principal fuente de energía de la vida en la Tierra.

Características físicas del Sol

Diámetro en el ecuador 1.391.400 km
Período de revolución alrededor del centro de la Galaxia 225 millones de años
Período de rotación (en el ecuador) 25 días
Masa * 332.946
Volumen * 1.303.600
Temperatura de la superficie 5.505 °C
Temperatura del núcleo 15.000.000 °C
Gravedad en la superficie 27,9
Luminosidad 3,9×1026 W
Inclinación axial 7,25°

* Datos respecto a la Tierra.

Al igual que todas las estrellas, el Sol es una gran esfera de gas incandescente y está compuesto básicamente de hidrógeno y helio. Su diámetro es de 1,4 millones de kilómetros, el equivalente a 109 veces el diámetro de la Tierra. Su volumen es tan grande que en su interior cabrían más de un millón de planetas como la Tierra.

El radio del Sol se toma como unidad de medida de longitud para medir el radio de las estrellas y de otros cuerpos celestes de gran tamaño. Por tanto, se considera que su radio es 1 R, equivalente a 695.700 km.

Expresado en notación científica: 1 R = 6,957×105.

El Sol
Foto del Sol captada por la sonda espacial SOHO de la NASA el 17 de febrero de 2001. Crédito de imagen: NASA/SDO.

Los agujeros coronales son regiones de la superficie solar donde el campo magnético se abre y el viento solar fluye hacia el espacio exterior. Cuando la rotación del Sol sitúa los agujeros coronales más allá de su centro, la corriente de viento solar comienza a apuntar hacia la Tierra. Es por esta razón que se generan auroras boreales en la Tierra, sobretodo en las latitudes más altas.

La estructura del Sol

La estructura del Sol es la misma que la de una estrella. En su interior se encuentra un núcleo que alcanza una temperatura de 15 millones de grados. En el núcleo se produce la fusión nuclear: el hidrógeno se convierte en helio. Durante la fusión nuclear, la materia se transforma en energía a un ritmo de 4 millones de toneladas por segundo, pero tarda 10 millones de años en alcanzar la superficie del Sol.

La zona radiativa es una capa alrededor del núcleo en la que la energía es transportada hacia el exterior por radiación. Después de la zona radiativa se encuentra la zona convectiva, en la que la energía se transporta hacia el exterior por convección.

La superficie del Sol se llama fotosfera y es gaseosa, por lo tanto, es algo transparente. En ella hay intensos campos magnéticos que generan erupciones de gas incandescentes. En la fotosfera del Sol también se producen las manchas solares, unas regiones que aparecen más oscuras que el resto de la fotosfera porque su temperatura es más fría.

Una erupción solar
Gigantesca erupción solar captada por el telescopio espacial Solar Dynamics Observatory (SDO) de la NASA, el 8 de septiembre de 2010. Crédito de imagen: NASA/SDO.

La cromosfera es una capa que se encuentra alrededor de la fotosfera, y es mucho más transparente. Se puede visualizar durante un eclipse solar, cuando el Sol queda totalmente oculto por el paso de la Luna. También se conoce como esfera de color.

La corona solar es la capa más externa del Sol y está compuesta de hidrógeno. Su temperatura es más elevada que la temperatura de la fotosfera, produciéndose inversión térmica. La heliosfera es la zona que se encuentra bajo la influencia del viento solar, es decir, la que se extiende desde el Sol hasta más allá de Plutón.

La clasificación del Sol

El Sol es una estrella enana de la secuencia principal del diagrama de Hertzsprung-Russell, de tipo espectral G2V. El G2 significa que la temperatura de su superficie es de 5.778 K (5.505 °C), y la V significa que nuestro Sol es una estrella enana, como la mayoría de las estrellas de la secuencia principal.

El diagrama de Hertzsprung-Russell —o diagrama HR— se utiliza para clasificar las estrellas relacionando sus dos propiedades principales: la luminosidad (o magnitud absoluta) y la temperatura superficial. Se coloca la temperatura en el eje X (de las abscisas) y la luminosidad en el eje Y (de las ordenadas). Este diagrama se ha convertido en una ayuda muy importante para el estudio de la evolución estelar.

Esquema del diagrama de Hertzsprung-Russell
Esquema del diagrama de Hertzsprung-Russell.

El nacimiento y la muerte del Sol

Nuestro Sol se formó hace unos 4.650 millones de años a partir de una nube de gas y polvo que ya contenía residuos de generaciones anteriores de estrellas. Esta nube tenía varios años luz de largo y adquirió un movimiento en rotación del que se formó un disco del que se originaron los planetas, asteroides y cometas del sistema solar.

El Sol seguirá en la secuencia principal unos 5.000 millones de años más, quemando hidrógeno de manera estable. En el final de su vida, alcanzará los 100 millones de grados en su núcleo y se expandirá hasta convertirse en una gigante roja. Para entonces, el radio del Sol será tan grande que habrá alcanzado Mercurio, Venus y la Tierra. Finalmente, colapsará debido a su masa y se convertirá en una enana blanca.