Planetas gigantes gaseosos

Los planetas gigantes gaseosos están compuestos mayoritariamente de fluidos. La mayoría de su masa es en forma de gas, o gas comprimido en estado líquido. Sin embargo, se cree que estos planetas pueden tener un núcleo rocoso o metálico.

Los planetas gigantes gaseosos carecen de una superficie definida. Es por eso que siempre que nos referimos a su diámetro o volumen lo hacemos respecto a la capa exterior vista desde fuera. Los cuatro planetas gigantes gaseosos y por orden de proximidad al Sol son: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Estos planetas también son conocidos como “planetas jovianos” debido a su apariencia con Júpiter en tamaño y características.

Urano y Neptuno han sido clasificados en un subgrupo de los planetas gigantes gaseosos, los gigantes helados, porque su estructura está formada básicamente de hielo, roca y gas. Además, tienen una proporción de hidrógeno y helio mucho más baja que Júpiter y Saturno debido a su mayor distancia al Sol.

Si bien es cierto que los planetas gigantes gaseosos más conocidos son los cuatro planetas que forman parte de nuestro sistema solar, se han descubierto muchos otros planetas gigantes gaseosos en otros sistemas planetarios. Las condiciones de que un planeta sea considerado un gigante gaseoso son que esté compuesto básicamente de hidrógeno y metano en lugar de mostrar una superficie rocosa como ocurre en los planetas terrestres.

Los cuatro planetas gigantes gaseosos
Los cuatro planetas gigantes gaseosos de nuestro sistema planetario. De izquierda a derecha: Júpiter, Saturno con sus anillos, Urano y Neptuno.

Descripción de los cuatro planetas gigantes gaseosos

Júpiter es el gigante gaseoso más próximo al Sol, y es el quinto planeta del sistema solar. Es el planeta más grande del sistema solar. Su periodo orbital en torno al Sol es de casi 12 años terrestres, y su periodo de rotación es de 9 horas y 55 minutos. Júpiter posee 79 satélites naturales.

Saturno es el sexto planeta de nuestro sistema planetario y es conocido por sus enormes anillos. Tarda poco más de 29 años terrestres en completar una vuelta al Sol, y su periodo de rotación es de 10 horas y 40 minutos. Saturno tiene un total de 62 satélites.

Urano es el séptimo planeta del sistema solar. Tarda casi 84 años terrestres en recorrer su órbita alrededor del Sol y su periodo de rotación es de 17 horas y 18 minutos. Su atmósfera planetaria es la más fría del sistema solar, llegando a -224 °C, y posee 27 satélites naturales.

Neptuno es el último planeta de los gigantes gaseosos, pero también del sistema solar. El resto de planetas más lejanos son conocidos como objetos transneptunianos (TNO). Neptuno completa su órbita cada 164 años aproximadamente, y su periodo de rotación es de 16 horas y 17 minutos. Es el planeta en el que hay los vientos más fuertes de nuestro sistema planetario. Además, posee un total de 13 satélites naturales.